¿Qué vendrá después de las pantallas táctiles?

Con seguridad después de las pantallas táctiles veremos desarrollos tecnológicos de control por gestos, dispositivos personalizados de reconocimiento y otros trucos que harán que una pantalla parezca tener botones físicos para hacer uso de específicos gadgets en busca de ciertas respuestas.

En tan sólo unos cuantos años, las tecnologías como pantallas táctiles que se encuentran en los dispositivos móviles serán mucho más avanzadas, dando lugar a elementos como giroscopios o cierto software de control de voz. Hasta el sol de hoy se ha transformado radicalmente la manera de acceder a las computadoras y sus funciones particulares, pero en los próximos años se podrán vislumbrar nuevas ideas de acceso de datos que podría tener un fuerte impacto en toda la sociedad y en su forma de consumir las herramientas tecnológicas.

Actualmente es posible apreciar nuevos hardware, como por ejemplo los dispositivos activados por el movimiento de la lengua o con la flexión de los músculos. También podemos encontrar prototipos que se basan en la tecnología que ya tenemos en nuestras manos, como Kinect, Wii, o los sensores incorporados en los teléfonos inteligentes existentes, que además de estar configurados con tecnología Touchscreen, sus interfaces son de sencilla utilización para los usuarios.

Son muchos los investigadores en todo el mundo que procuran exponer nuevas ideas para la interacción entre la persona y un ordenador. En gran medida, muchos de estos científicos se han centrado en la consideración de fabricar dispositivos móviles en distintas direcciones tecnológicas, lo que para muchas personas puede llegar a ser extraño y novedoso, pero para la gran mayoría que está afianzada con el avance tecnológico puede ser tan sencillo de utilizar como deslizar el dedo por la pantalla de un iPhone o un dispositivo Android.

Una de las ideas más llamativas, y potencialmente prometedora, es un software especial que permite realizar tareas complejas con el movimiento de la muñeca o por medio del chasquido de los dedos. La interfaz, conocida con el nombre de Digits y creado por David Kim, investigador del Reino Unido para Microsoft Research y la Universidad de Newcastle; se coloca en la muñeca y se compone de un sensor de movimiento y una fuente de luz infrarroja, además de una pequeña cámara.

Al igual que la versión portátil de detección de movimiento de Microsoft para el dispositivo Xbox Kinect, Digits puede seguir los movimientos del brazo y del dedo con total precisión para reproducir la acción en las pantallas o permitir el control de un complejo juego que está configurado en el ordenador. Entonces, se creé que este pequeño dispositivo pueda  ser usado como una herramienta que permita a los usuarios comunicarse con su entorno y con otros dispositivos tecnológicos personalizados, por medio de simples gestos de la mano.

Comentarios

Entradas Populares